La Web de ESTELA MEDINA

Click here to edit subtitle

Rose

Recent Videos

1013 views - 0 comments
1018 views - 0 comments

Estela Medina en Rose - Sala Teatro MovieCenter -31 Julio 2009

                      ROSE                       .

  2 votos | 2 comentarios   

                                            

Estreno:         31 de julio de 2009
Clasificación:  Apta para todo publico
Género:         Suspenso
Duración:       100 min
Director:        Mario Morgan
Actores:         Estela Medina
Precios:         180, 220 y 240
Promociones: Viernes 2x1 Banco Itaú. Todas las funciones 2x1 Club El País. Los domingos $120 + 100 mts con OCA

 

Rose es una sobreviviente, su vida sirve para recorrer algunos de los momentos más críticos del siglo XX. Desde su infancia en una pequeña aldea rusa, al ghetto de Varsovia, luego al Exodus y finalmente el paseo marítimo de Atlantic City, los cañones de Arizona y las noches invadidas de música cubana de Miami Beach.

El deseo de vivir de la protagonista está narrado a partir de confesiones llenas de humor e ironía y una mirada que ilumina de alguna manera los conflictos de todo un siglo. Rose nos habla de la vida que se rescata y todo lo que se necesita para sobrevivir.

 

Comentarios: 2

Claudio

   24/08/2009    14:42

Simplemente: Excelente. Sumamente recomendable.

---------------------------------------------------------------------------------

Roberto Ceballos

   10/08/2009    15:00

¡Quiero verla!  

---------------------------------------------------------------------------------

 

Estela Medina en Rose - Carlos Reyes - El País 26/07/2009

Espectáculos

Estela Medina estrenará "Rose"

Teatro. La intérprete sube a escena este viernes, de la mano del director Mario Morgan

CARLOS REYES

El viernes Estela Medina sube al escenario mayor del MovieCenter para interpretar "Rose", un espectáculo que sustituye en la cartelera teatral a "Gorda", y que buscará continuar con su éxito de público.

 

"Yo también tengo un personaje de judía", comentó Medina a Levón el 14 de julio en la Embajada de Francia, en ocasión de la celebración de la fiesta nacional francesa. Y efectivamente, mientras Levón (gran compañero de trabajo de Medina), estrenó ayer su personaje de Whiteman en Whiteman y Cararroja), una semana después la notable actriz asumirá el papel de Rose.

De este modo, la dupla de actores que tantos éxitos ha protagonizado (como Las presidentas o Cenizas) se separa por un momento, dando paso a otro dúo de artistas: Estela Medina y Mario Morgan. Porque es el prestigioso director quien guía la labor de la actriz en esta oportunidad, retomando un vínculo artístico que tiene décadas de trayectoria, y que tuvo uno de sus hitos en Retablo de vida y muerte, un collage de textos que fue estrenado en el Teatro del Notariado en 1975, con la colaboración de Mercedes Rein.

             

"Con Estela -comentó Morgan a El País- hemos trabajado en repetidas ocasiones, no sólo Retablo de vida y muerte, sino también en Sarah Bernhardt, Para siempre y un día de Carlos Maggi, y La señorita Margarita, entre otras obras. Sin embargo, aunque en ambos casos se trata de espectáculos unipersonales, en Retablo... era una recopilación de textos, y aquí, en Rose, se trata de elaborar un personaje único y actual".

El vínculo de Morgan y Medina se remonta en realidad a tres puestas en escena de la Comedia Nacional: Las armas de la hermosura (1972), El misántropo (1973) y Tío Vania (1974).

"Luego vino Retablo... y una gira por el mundo con muchas satisfacciones y el reconocimiento de la crítica más exigente. Al regreso de esa gira, seguimos unidos en tres textos más que marcaron nuevos éxitos. Uno de ellos, Sarah Bernhardt, me llevó a Buenos Aires donde volví a montarla con Cipe Lincovsky", recuerda el director con orgullo.

"Retablo..., fue una experiencia maravillosa. La repusimos en repetidas oportunidades y siempre la gente nos pide que volvamos a hacerla. Es de esos espectáculos de los cuales uno nunca se desprende. Sarah Bernhardt, que montamos inmediatamente después, me abrió las puertas de Buenos Aires y una etapa distinta de mi vida artística", agrega Morgan, quien más que repasar recuerdos prefiere hablar de sus próximos emprendimientos.

El texto de Rose, escrito por Martin Sherman, es según el director un desafío para una gran actriz, "que debe hacer un recorrido por algunos de los hechos más significativos del siglo XX. Desde los ojos de una judía octogenaria, el espectador se embarca en un viaje conmovedor, desde una pequeña aldea ucraniana hasta sus días en Miami Beach, convertida en la dueña de un importante hotel Art Deco".

Morgan comenta que Sherman tiene un sello especial. "Quizás su obra de teatro más famosa ha sido Bent, y en cine uno de sus libretos más elogiados ha sido el de La señora Henderson presenta, con Judy Dench. Nacido en Estados Unidos pero radicado en Londres, Sherman viene de una familia judía y se ha inspirado en su propia madre para crear este personaje, que en Londres y Broadway fuera protagonizado por Olympia Dukakis".

Rose estará enteramente montado alrededor del trabajo de Medina, y tal como lo pide el autor, el escenario estará despojado de elementos superfluos: los climas se juegan en base a movimientos de luz y una banda sonora, donde colaboró Alfredo Leirós, incluyendo una recopilación de temas judíos. El resultado, según Morgan, permite además del lucimiento de la intérprete, "una honda reflexión: Rose es una sobreviviente aferrada a la vida. La obra es toda una lección de vida. Rose no se entrega nunca, está llena de recuerdos y sus comentarios, a menudo salpicados de ironía y humor, están llenos de sabiduría".

 

Vínculo: Una larga y rica relación vuelve a unir las carreras de la actriz y la de Morgan.

"Rose" irá viernes y sábados a las 21.30 horas y los domingos a las 20 horas. Las entradas valen desde $ 180. Informes: tel. 2002511.

 

Estela Medina en Rose -Crítica Egon Friedler-Semanario Hebreo

.

''Rose" - de Martin Sherman

Moneda con dos caras
Por Egon Friedler 

 

“Rose”  - de Martin Sherman por Estela Medina – Dirección: Mario Morgan - Versión española: Mario Morgan – Ambientación sonora: Alfredo Leirós – En el Teatro del MovieCenter.

Casi al comienzo de la obra la protagonista explica que el mayor aporte del judaísmo a la humanidad no consiste en los aportes realizados por personalidades como Moisés, Jesús o Einstein sino en la pequeña frase “por otra parte”.

Siguiendo esta lógica talmúdica trataré de explicar porqué esta obra me parece bastante discutible…..aunque por otra parte considero que es admirable.

En primer lugar, “Rose” es demasiado larga (dos horas) y bastante desigual. La combinación de humor y tragedia no siempre funciona bien y a veces resulta algo chirriante. Durante la mayor parte de la obra, el personaje de “Rose” es más bien light : es una chica sin demasiadas inhibiciones ni complejos intelectuales, ansiosa de vivir plenamente. A tal punto, que después de vivir la traumática experiencia del Holocausto, perder a su hija y su familia y enterrar a su segundo marido, se lanza a una aventura hippie con marihuana incluida. Más tarde, sienta cabeza y se convierte en una eficaz mujer de negocios a la que el dinero no le es nada indiferente. En ningún momento manifiesta inquietudes culturales y políticas. Sin embargo, en la última parte de la pieza se vuelve una intelectual liberal acérrima capaz de conmoverse profundamente por la muerte de una niña palestina, y de adoptar una conducta militante que ignora las complejidades del conflicto.

El autor, un exitoso actor y dramaturgo judío-norteamericano radicado en Londres, convierte a Rose en su vocero oficial y la pone a discutir no sólo el tema de los territorios ocupados y la ideología nacionalista de los colonos judíos en Cisjordania, sino también las complejas relaciones entre Israel y la Diáspora y el conflicto entre la cultura yidish y la hebrea, que podrá estar superado históricamente, pero no lo está para Rose y su familia. En suma, el personaje de Rose dueña de hotel, madre y abuela amante, mujer emprendedora y práctica, no resulta demasiado convincente como disertante sobre los grandes dilemas éticos, culturales y políticos del pueblo judío.

Pero por otra parte, tengo que admitir que su seminario concentrado sobre historia y cultura judía es tan interesante como fermental y polémico. Tiene la virtud de estar planteado con singular convicción y dramatismo y resulta profundamente esclarecedor sin que moleste su intención didáctica. Si nos olvidamos de la Rose del comienzo, esta abuela singularmente lúcida resulta impresionante. No sólo es capaz de hacer creíble su conflicto ideológico y/o religioso con hijos y nietos, sino que es capaz de transmitirlo de manera vivencial a espectadores judíos y no-judíos. Por lo demás, al margen de sus incongruencias sicológicas y de algunos fragmentos perfectamente omisibles, su largo monólogo tiene la virtud de su amenidad. Está bien escrito y en sus mejores momentos revela la garra de un autor teatral que conoce a fondo su oficio. 

Obviamente esas virtudes del texto sólo pueden ser apreciadas en la interpretación de una gran actriz y a nivel local, Estela Medina, era la candidata natural para hacer frente a este desafío. 

Una vez más, la gran dama del teatro uruguayo no decepcionó a sus admiradores, veteranos o recién ganados. Supo dar un singular encanto a esta mujer que empieza siendo muy sencilla y termina sorprendiendo por su sofisticación. Logró dar un convincente toque de autenticidad a la accidentada y dramática trayectoria vital de su heroína y dio la entonación justa a su discreta y convincente “judaización” de su dicción y entonación castellana. Del mismo modo, pronunció correctamente las palabras en Yidish insertadas en la obra. Sin duda, la mano experimentada del director Mario Morgan tuvo que ver con esa sutil caracterización étnica al igual que con la hábil marcación de los tonos del largo y nada fácil monólogo. Asimismo fue acertada tanto la sobria y escasa escenografía así como el limitado, pero bien diagramado movimiento escénico. Otro elemento clave en el éxito artístico de la versión tiene que ver con la ambientación sonora, con clásicas melodías del folklore judío, a cargo de Alfredo Leirós. 

Martin Sherman alude una y otra vez en la obra a “Idl mit´n fidl” (El judío con su violín) en la versión de Molly Picon, una gran estrella del teatro idish en los Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX y muy oportunamente oímos su inconfundible y otrora famosa voz. Sin duda, este inesperado reencuentro con Molly Picon va a ser una hermosa experiencia nostálgica para los veteranos que alcanzaron a oír la “Voz de Sión” y las otras dos audiciones radiales judías que la precedieron en las décadas del cuarenta y el cincuenta. 

Pero “Rose” está lejos de estar destinado sólo a nostálgicos espectadores judíos de la tercera edad. Como lo demostraron los aplausos sostenidos de un gran público, en el que solo una pequeña minoría pertenecía a la colectividad, Mario Morgan y Estela Medina apostaron a la universalidad de la cultura judía y ganaron la apuesta. 

 

Egon Friedler

Semanario Hebreo - 13 de agosto 2009